Así es. Las métricas para tu negocio de coaching son fundamentales si quieres que sea un proyecto rentable.

Lo que no se puede medir, no existe. Al igual que en los objetivos SMART, en tu negocio necesitas tener muy claros los números en los que te mueves.

¿Pero qué números? ¿Qué es lo que hay que medir?

Tranquila. Desliza hacia abajo que te lo cuento todo.

 

KPIS: otra manera de ver tu negocio

Ya hemos hablado alguna vez de los errores que debes evitar antes de emprender como coach. Y sí, no tener ni idea de los números de tu negocio es otro de los grandes errores que debes evitar.

Porque más allá de vivir de tu pasión, tienes que pensar como una empresaria. Y sin saber el punto exacto en el que te encuentras, será muy complicado tomar decisiones.

Lo hablaba con una alumna de mentoría en nuestra primera sesión. Nuestra conversación, así por encima, fue algo así como:

-¿Qué tal te va en general tu negocio de coaching?

-Bien. Aunque sé que podría llegar más alto, en general me va bien.

-¿Cuánto tiempo le dedicas en total a cada cliente?

Silencio incómodo.

-No lo sé seguro.

-Vale. ¿Cuánto es tu margen de beneficios?

-Tampoco lo sé.

Si yo te hiciera ahora mismo esas dos preguntas: ¿sabrías decirme una cifra exacta ahora mismo? Si no es así, no te preocupes.

Las métricas de tu negocio de coaching no tienen que ser algo complicadísimo. Se trata simplemente de una hoja de cálculo con algunas fórmulas que te ayudarán a verlo todo más claro.

Simplemente, tienes que entrar cada mes a rellenar los datos. Y listo.

Esto de lo que te estoy hablando es conocido en el mundo de los negocios como KPI (Key Performance Indicators) o indicadores clave de rendimiento.

La verdad que son muy útiles para saber cómo están funcionando tus decisiones y mantener todo el tiempo el control de lo que pasa (o por lo menos, ir un paso por delante y anticiparte).

 

3 métricas para tu negocio de coaching

Para que no te pierdas entre datos complicados y te resulte sencillo implementar las métricas para tu negocio de coaching, he dividido en 3 secciones: marketing, ventas y horas de trabajo.

 

Horas de trabajo

Necesitas medir el tiempo que inviertes en cada tarea. Y no, no vale a ojo de buen cubero mirando el reloj y haciendo un cálculo rápido.

Tienes que ponerte seria con eso. Mi recomendación es que utilices algún programa sencillo como Toggl. De esta forma, podrás dividir tu jornada en tareas (sesión con cliente, marketing, gestión…) y sabrás exactamente cuánto tiempo inviertes.

El resultado aquí varía mucho de tu jornada y tus objetivos, pero puede ser un golpe de realidad darte cuenta que o bien pasas demasiadas horas trabajando, o bien estás desperdiciando mucho tiempo en tu día a día.

 

Marketing

En esta sección lo que nos interesa saber es qué tal funcionan las acciones que llevamos a cabo sobre visibilidad y marketing:

  • Número de visitas a la web: nos interesan, especialmente, los usuarios únicos. Si no controlas el Analytics, puedes buscar en internet tutoriales súper sencillos como este.
  • Nuevos seguidores en tus redes sociales: así podrás ir viendo la evolución de tus seguidores mes a mes.
  • Nuevos suscriptores: al igual que en las redes sociales, sabrás qué tal funcionan las acciones que vas realizando.
  • Resultados de tus anuncios en redes sociales: visualizaciones del anuncio, clics y resultados como mínimo.

Ventas

Y con toda la información anterior, terminamos completando:

  • Número de Ventas: número de clientes con los que has empezado a trabajar.
  • Ingresos totales: ingresos en total de estas ventas.
  • Gastos Totales: los gastos que has hecho este mes.
  • Beneficio: ingresos – gastos, para ver lo que se queda “para ti”,
  • Gasto para conseguir un cliente: si divides los clientes entre los gastos, sabrás cuánto te está costando conseguir cada uno.
  • Número de horas para lograr una venta: al igual que el anterior, puedes saber cuánto tiempo te lleva conseguir un cliente nuevo.
  • Conversión entre visitas y suscriptores: calcula cuántas visitas de las que llegan a tu web se convierten en suscriptores.
  • Conversión entre visitas y ventas: y también, cuántas visitas se transforman en una venta.

¿Y ahora, qué hago con estos datos?

Puede que cuando tengas hecha tu tabla te preguntes: ¿y ahora?

Pues verás, el siguiente paso es sacar conclusiones y actuar. Puede que descubras que inviertes demasiadas horas en tu proyecto y apenas tienes beneficios.

O puede que detectes que hay demasiados gastos por cliente. O que hay muy pocas suscripciones en comparación con las visitas en la web.

Si esto último pasara, podrías estudiar tu regalo de suscripción, tu página de aterrizaje y su copy o incluso detectar un problema técnico.

Mantenerte al día del estado real de tu negocio es la única manera de conseguir que funcione a largo plazo.

Abre tu hoja de cálculo y comienza a diseñar tu cuadro de mando.

Te espero en los comentarios: ¿ya tenías claras las métricas para tu negocio de coaching?

 

Quizás también te interese:

 

Linkedin para coaches: Guía práctica para conseguir más clientes con esta red social

 

Recupera la motivación por tu proyecto de coaching 

 

Utilizo cookies propias y de terceros para que tengas la mejor experiencia en mi web. Te recuerdo que navegando en mi web estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies