Comparte este post:

 

¿Qué es lo que haces y para quién? El elevator pitch para coaches es una herramienta fundamental para comunicar lo verdaderamente valioso de tu trabajo. 

Necesitas aprender a condensar la información que te ha llevado años de formaciones, investigaciones y experiencias para llamar la atención de tus potenciales clientes y colaboradores en unos pocos segundos y llevarles al punto que tú quieres: que se interesen por tu trabajo. 

Hoy quiero enseñarte en este post algunas claves para que puedas crear un elevator pitch para coaches que sea tu mejor carta de presentación. 

 

Elevator ¿qué? 

 

Elevator pitch, o traducido al castellano, discurso de presentación, es un discurso para presentar tu proyecto que tiene el objetivo de influenciar a cualquier potencial cliente o colaborador. 

Lo interesante y casi divertido es que es un discurso que dura un viaje en ascensor, es decir, menos de 1 minuto. 

Mira este vídeo para entender como funciona un elevator pitch.

Como ves, la idea es no dispersarse y utilizar un mensaje directo, aportando datos y teniendo siempre claro el objetivo que tenemos con nuestro elevator pitch. 

Imagínate en un evento de networking en el que hay muchísimos potenciales clientes tuyos. Tu objetivo sería conseguir su contacto para poder contactar con ellos al día siguiente en un entorno más tranquilo y privado.

En este caso, tu discurso de presentación debería de justificar la razón por la que tu trabajo puede suponer un cambio en la vida de esa persona, explicando qué haces y para quién, y exponer tu objetivo: que te dejen su contacto para hablar más detenidamente de ello mañana. 

Un discurso breve y directo no abrumará con información innecesaria en ese momento, y permitirá a la otra persona mantener su atención en todo momento. 

Tu elevator pitch es útil en otras muchas ocasiones, como por ejemplo si participas en un evento como ponente, cuando te encuentres con la pregunta de “a qué te dedicas”, o en esas ocasiones en las que te topas con una oportunidad sin esperarlo y al final no sabes muy bien qué decir sobre ti y tu trabajo. 

 

¿Cómo crear un elevator pitch para coaches?

 

Bien, lo primero es darle respuesta a estas 6 preguntas:

  1. ¿A qué ayudas exactamente? Por ejemplo, a reinventarse, a mejorar la autoestima, a superar la tristeza, a encontrar pareja… 
  2. ¿A quién o quiénes ayudas? A mujeres que quieren ser mamás, a hombres directivos con estrés, a parejas en crisis…
  3. ¿A través de qué servicio o servicios? A través de un programa llamado “Siente y disfruta”, a través de sesiones individuales, en tu consulta en Toledo… 
  4. ¿Cuál es tu metodología o qué herramientas usas? Coaching complementado con ejercicios de respiración, yoga y mindfulness… 
  5. ¿Qué es lo que te hace diferente o qué de nuevo aportas tú? Que ofreces sesiones online sin que tengas que desplazarte, que usas el enfoque sistémico para encontrar el verdadero origen… 
  6. ¿Cuál es tu objetivo con este discurso? Que visiten tu web, que te sigan en redes, que te llamen por teléfono, o que te den sus datos… 

 

Cuanto más concisa sea la información, más éxito tendrá tu discurso. Y cuánto más específica sea, más calará tu mensaje. No es lo mismo dedicarte al coaching para mujeres y hombres de 18 a 90 años, que al coaching para mujeres que quieren ser mamás. 

 

Errores a evitar en tu elevator pitch

Seguro que reconoces alguno de estos errores, si no es en tu discurso en el de alguien que algún día se presentó frente a ti. 

Es absolutamente normal cometer estos errores, y es que tenemos tanta ilusión por lo que hacemos que a veces nos cuesta transmitirlo de una manera serena y estratégica. 

Pero adelantarse e ir un paso por delante te ayudará a conseguir esquivar estos errores:

 

Querer contarlo todo con todo lujo de detalles 

Desde tus inicios en el desarrollo personal, la razón por la que decidiste hacerte una web, el momento en el que pensaste que era mejor abandonar todo y conseguir un empleo, el día en el que tus hijos te animaron a seguir… ¡Calma! 

Créeme, hay tiempo para todo. Y si la persona que está delante de ti está interesada, podrás darle más detalles a medida que avance vuestra relación. 

Pero al principio, cautela. Y en tu elevator pitch, concreta. 

 

Recitar el discurso de memoria (y que se note)

Ojo con esto. Obviamente que necesitas aprenderte el discurso e incluso ensayarlo unas cuantas veces, pero ¡disimula! No se trata de recitar tu elevator pitch como si fuera una tabla de multiplicar, como un robot, y que carezca de emoción. 

 

Pitch de venta

Tu elevator pitch es un discurso con el objetivo de presentarte y tener un primer acercamiento, no un discurso de venta. 

Tratar de vender desde el segundo 3 ahuyentará el interés de la persona que está escuchando. Recuerda que a nadie nos gusta que nos vendan, y menos un completo desconocido al que acabamos de ver por primera vez. 

 

Un último consejo: traduce tu mensaje a un idioma sencillo que todo el mundo entienda. 

A veces estamos tan metidas en nuestra temática que palabras más técnicas pasan a formar parte de nuestro lenguaje natural, pero no así del lenguaje natural de nuestro receptor. 

Presta atención a este detalle y no arruines un buen elevator pitch por usar términos complicadas que dispersen el foco del mensaje. 

Ahora es tu turno, ¿nos compartes tu elevator pitch? 

 

DESCARGA GRATIS LA GUÍA “LINKEDIN PARA COACHES”

 

Quizás también te interese:

 

7 Consejos para crear contenido de valor en LinkedIn 

 

Como trabajar tu marca personal como coach

 

Comparte este post:

Utilizo cookies propias y de terceros para que tengas la mejor experiencia en mi web. Te recuerdo que navegando en mi web estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies